¿Qué debo tener en cuenta si me decanto por invertir en vivienda?

- Publicidad -

Son muchos los factores que influyen a la hora comprar un inmueble para invertir, especialmente si la intención es alquilarlo

Presupuesto y finalidad

En primer lugar, establece tu presupuesto y tu propósito. ¿Quieres comprar para alquilar o pretendes comprar para vender pasados unos años? Esta última opción no es muy aconsejable, ya que este tipo de movimientos fueron los que dieron lugar a la burbuja inmobiliaria. Además, aunque el precio de la vivienda está subiendo, el ritmo no es el mismo y resultaría más complicado obtener rentabilidades.

El panorama actual invita a comprar para alquilar, ya que la demanda es muy alta y la oferta de inmuebles es muy escasa. Piensa en cuánto dinero puedes gastar y cuánto puedes pedir de renta mensual. A partir de ahí, haz cuentas.
En este sentido, si vas a solicitar una hipoteca, nunca te endeudes en más de un tercio de tus ingresos mensuales.

Valora bien la cuota que tendrás que pagarle al banco y, sobre todo, ten en cuenta que si tu índice de referencia es el Euríbor lo más probable es que ese importe suba con el paso de los años, ya que ahora mismo este indicador está en mínimos históricos.

Lugar y público objetivo

- Publicidad -

No sólo el precio importa a la hora de adquirir una vivienda. La zona es fundamental. Y también el tipo de piso que compras. Todo ello influirá en el tipo de inquilino que tendrás y en la rentabilidad que le puedas sacar a tu inversión. Cada ciudad tiene barrios más familiares, más jóvenes, más dinámicos o más tranquilos.

Aquí, sé listo. Sondea cada zona en la que veas un inmueble e infórmate sobre ella. ¿Qué proyectos hay en vigor? ¿Dentro de unos años seguirá teniendo los mismos servicios, más o menos? ¿Está planificada alguna construcción importante? Algunas ciudades gallegas tienen en marcha muchos proyectos que prometen cambiar el aspecto de diversos barrios, algo que hay que tener muy presente.

Asimismo, el número de metros cuadrados, obviamente, influirá en si alquilas el piso a una familia, a gente joven o a parejas sin hijos. El primer grupo te garantiza, a priori, más estabilidad, mientras que el último es más proclive a que, llegado el momento, necesiten un piso más grande.

Los gastos que tendrás

Cuando eches cuentas para calcular tu rentabilidad, no te quedes en la superficie. Asume todos los gastos que surgirán. El propio inmueble te requerirá abonar los gastos de la comunidad, impuestos como el IBI y además te sorprenderá con imprevistos.

En cualquier caso, es obvio que alquilar una vivienda resulta más rentable que tener el dinero a plazo fijo o invertirlo en deuda pública, donde los márgenes son mínimos debido a la bajada de los tipos de interés.

Escoge bien a tu inquilino

No te precipites. Como decíamos antes, la demanda de alquiler es un muy alta y la oferta es escasa. Por ello, tendrás la ocasión de enseñar la casa a muchos inquilinos potenciales. Si además tu vivienda está bien cuidada, la podrás arrendar en cuestión de días. Pero que no te pierdan las ganas. Elige bien a la persona que te tendrá que pagarte cada mes y mantener el piso en buen estado. Busca gente que te transmita buenas sensaciones y tenga solvencia.

No es necesario que sometas a un tercer grado a tus posibles arrendatarios, pero conviene que te tomes tiempo para charlar con ellos durante la visita y ver si os entendéis bien en un primer momento. No será definitivo pero muchas veces da pistas interesantes.

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here